miércoles, 27 de octubre de 2010

Newnotizie.it - Tokio Hotel, la voz de Bill

Tokio Hotel, la voz de Bill

Un niño se coloca de pie frente a un televisor.

A través de esa caja, a través de dispositivos electrónicos, se propaga una voz femenina, una voz clara y bien conocida.

Una voz que llega hasta el oído del niño, es decir, recorre sus túneles hasta llegar al corazón, hasta despertar algo adormecido, algo a la espera de ser despertado.

La voz femenina de Nena, ceñida a su corazón, llega a las cuerdas vocales, como si se movíesen las cuerdas de una guitarra, te pone a bailar, modela... un plasma que brilla intensamente y que el niño nunca se da por vencido.
Un joven chico, en un lugar militar, cruza el umbral de un pequeño escenario.

El público está esperando una señal suya, una señal que parte de la garganta, que se extiende por su máscara facial, hasta los labios.

Al igual que un río caudaloso, que fluye de su boca, su voz desbordante, libre, un impetuosidad dictada por el corazón y el alma que vibra a través de la voz, a través de la pasión por el canto.

Una canción que quiere compartir, como el ruiseñor es gratuita con el objetivo ondas lleno de gente.

Una canción que envuelve a la audiencia, que se materializa en palabras, que resuelve las carencias, la herrumbre de esa voz no está completamente desarrollada.

La pasión de Bill Kaulitz por el canto, siempre ha ido acompañada, auxiliada, por su voz particular.
Una voz que al principio parecía oxidada, pero que la roya ha sido raspada. Un hilo de voz, como un foco de llamas. Una voz que todavía no deja de mejorar, nunca deja de sorprender.

El progreso de Bill se nota en todas sus apariencias, desde su plazo muy corto en "Star Search" al lanzamiento del primer álbum de la banda, Schrei, se observan los cambios.

La voz de Bill con 13 años de edad es una voz llena de pasión, pero fuera de control, con plena conciencia de sí mismo, el chico sin cobrar demasiado para mantener el equilibrio, mantiene la voz mantiene en un tono nasal, pero incluso desde el principio, se puede identificar la particularidad de la voz de Bill, una característica que no se ha perdido con el tiempo, sino más bien, ha mejorado: la alternancia entre la voz cálida y la voz rugiente.
León y cordero, que se mezclan, se funden, se convierten en un aleteo de alas...

Con la llegada de Schrei, la voz parece más segura, aunque todavía hay algunas imperfecciones, como la música, la voz se encuentra en una fase experimental, varios tonos de unos a otros, pero sólo se realiza un seguimiento, sin marca, Bill usa su voz en una zona de transición, exclamando la agudeza de su voz vieja (Ich Bin Nich'Ich, Mich Rette, Lass Uns Hier Raus) con el poder de una nueva voz, más adulta, más masculina, que está surgiendo (Schrei).

Entre Schrei, voz infantil, y Zimmer 483, voz masculina, se interpone Schrei So Laut Du Kannst: el niño ha alcanzado el desarrollo, sentó las bases para el futuro de su voz, la voz se localiza en la cara inferior, más precisa.
Surge aquí, sin embargo, otra complicación: la banda comenzó a componer nuevas versiones acústicas (Der letzte Tag), y estas, en las que se expresa el verdadero talento, el verdadero talento de un cantante, llevan a otro error, pero, a pesar de las constantes en el tiempo, no es excesivo, representando el aliento mal agarrado, y se coloca en la nota de inicio, Bill no parece medir el aliento, que fue aprobado por entero a la primera nota, no logra un buen uso del diafragma. Sin embargo, este error casi desaparece en la presencia de la linealidad de Bill, lo que eleva la voz en un terreno plano, por lo que la propia música, la voz de Bill, tiene una energía poco común, un talento que da forma a la situación, haciéndola propia, no se adapta a ellos.
 
Con Zimmer 483, la voz parece haberse estabilizado: la alternancia de calor y potencia, la linealidad, la adaptación a un tono masculino y la voz de Bill sigue el proceso de desarrollo, la mejora de la banda, que también ha logrado la estabilidad, no resulta nunca excesivo o demasiado pobre. La voz de Bill adquiere una claridad que no es común, por lo que es comparable a las aguas cristalinas... mejora sus características, pero sin experiencia, está seguro de su voz, que también tiene diferentes facetas de la aplicación en otro idioma, representada por el primer álbum en inglés Scream, que abarca el proceso de desarrollo vocal entre Schrei y Zimmer 483, donde la nueva voz se puede comparar con la vieja, pasada, abandonada.
 
Pero Bill, como cualquier cantante que se precie, con fuerte iniciativa, decidió no detener su desarrollo completo, decide no hacer hincapié en sus puntos fuertes, sino descubrir otros, ocultos, listos para estallar también, como hizo con su voz de base, podrá decidir no dejar y seguir ese camino que ha decidido continuar... que decidió ir hasta el final, no sabe a dónde nos llevará, pero él quiere saber, con fuerza llegar  frente a lo desconocido: Humanoid representa lo desconocido que el chico ha descubierto, que le llevó a su integridad, para refinar, mejorar, un conocido que necesita expandirse.
La alternancia entre los tonos cálidos y de gran alcance, la tonalidad pacífica y rugiente, adquiere una nueva connotación, un nuevo duelista: el tono alto. Bill decide llevar su voz a un nivel superior, pero manteniendo siempre la posición correcta de la máscara facial, en la cavidad que permite la resonancia de la voz, para abandonar la tonalidad masculina (el servidor ha probado con su propia voz) y llegar a un tono intermedio, el cual le permite usar todas sus características, las notas altas reales son todavía pequeñas, pero su voz adquiere una linealidad superior, a veces contraponiendo superior e inferior (Pain of Love). El comando de voz de la música es grande, se convierte en una parte integral de la música, yendo a formar una sola cosa, como lo demuestra los numerosos shows en directo de la banda.
 
Ha estado dirigida la maduración de la voz de Bill en los últimos años, una voz que nunca ha dejado de sorprenderme, pero lo que sorprende más, es el efecto que esta voz, cuya matriz es el amor por el canto, provoca en sus fans: penetra, invade, echa raíces, se adentra en el corazón, cruza los límites de la mente.

Y como el canto de una sirena hechiza al público...

0 comentarios:

Buscar este blog

  © The Future of Tokio Hotel Fan ClubDesign by Dark Link 2010

Back to TOP